Vanguardia y tradición.

El conocimiento de la cocina clásica, sumado a la cultura de la cocina académica, más la aplicación de conceptos y técnicas avanzadas, componen la fórmula magistral de nuestra cocina. Es una cocina contemporánea de raíces tradicionales; unas veces futurista, otras veces actual, y otras heredera de la cocina que se transmite de generación en generación. Integramos la cocina de la abuela, la de la madre, la de la generación actual y también un guiño a la que creemos será la gastronomía del futuro. No por nada nos sentimos orgullosos de ser la tercera generación delante de los fogones en la familia Roca.

En Mas Marroch queremos que experimenteis el placer por la alta gastronomía que lleva a centenares de personas de todas partes del mundo a venir a disfrutar de la mesa de El Celler de Can Roca. Por eso os proponemos una idea culinaria que combina platos innovadores con nuestros clásicos: el Timbal de manzana y foie (1996), el Cochinillo ibérico a baja temperatura (2000) o el Parmentier de bogavante con trompetas de la muerte (1988) son platos que forman parte de la cultura gastronómica del país y que continúan vigentes en nuestra cocina. Y de los más recientes, algunos de los innovadores postres que ha creado Jordi: el Postre lácteo, las Adaptaciones de perfumes, o el Núvol de limón.

Nuestra cocina está sólidamente construida sobre los cimientos de la cocina de El Celler. Esto nos permite adaptar al formato de banquete la técnica de los mejores cocineros, la investigación científica al más alto nivel, el conocimiento de los mejores productos, aplicar el tratamiento adecuado a cada producto para obtener su máximo valor y llevarlo a la mesa en la mejor de sus condiciones.
El proceso creativo en la cocina de El Celler parte de una serie de conceptos que conforman la fórmula magistral de la inspiración de los hermanos Roca. El resultado es una cocina que sirve de nexo generacional y social, donde todo el mundo puede sentirse feliz: moderna, tradicional, clásica, contemporánea, reflexiva, atrevida. En Mas Marroch adaptamos al gran formato algunos de los platos de El Celler, desde los clásicos, desde los más conocidos a nivel mundial, desde los más vanguardistas y creativos, hasta las últimas novedades salidas de los fogones de los hermanos Roca.

No hi ha festa sense vi

El vino es celebración, es deseo de suerte, es anhelo de salud, es levantar la copa, es brindis. Y también el vino es probar, sentir, conversar. Vemos al vino como herramienta para compartir, como cultura. La propuesta de Mas Marroch es una oportunidad para acercarse al vino con conocimiento y rigor, una puerta de entrada abierta a un fascinante universo de sensaciones. Conocer mejor un vino incrementa la capacidad de disfrutarlo, así como también aumenta su satisfacción un consumo moderado y responsable.
El Bistrot del Sommelier de nuestros aperitivos, una barra de bar donde degustar vinos especialmente seleccionados por Josep Roca, asegura la posibilidad de conocer vinos especiales, de probar vinos que no siempre están en los circuitos comerciales habituales, ya sea por las variedades, por las zonas de origen, o también por el precio que puede tener en un restaurante o por la dificultad debida a producciones limitadas o de pequeños grandes elaboradores.
Y en la mesa, el aval del trabajo de búsqueda y conocimiento del vino que hay detrás de El Celler de Can Roca para ofrecer el más adecuado a cada situación: armonías entre platos y vinos ajustadas a criterios de sabores y olores y también asociaciones de hábitos culturales, de memoria, de costumbres, de origen geográfico,... El vino más adecuado a cada momento y a cada situación.

Un mundo dulce

La boda, el bautizo, las bodas de oro, el cumpleaños,... el día más dulce. Dulces sentimientos, dulces sensaciones, dulces recuerdos. Es un día para sentirse en lo más alto de una nube de algodón, con la ilusión de un niño con una fruta de caramelo, la euforia de marcar un gol, embriagados por el olor de un perfume, por la ternura de un recuerdo de infancia. Un día para sentirse parte de un mundo dulce.
Y es que los postres que os propondremos, y que parten de la creativa, imaginativa y transgresora cocina dulce de Jordi Roca en El Celler, son ideales por su libertad, su subtilez, su capacidad evocadora y sorprendente.

Y también ahora con los helados más fascinantes surgidos de la mágica factoría de Rocambolesc.