Estamos a vuestro lado.

 

La experiencia nos concede la fuerza para aconsejaros; el camino recorrido nos aporta la habilidad para realizarlo; el conocimiento adquirido de la observación, del día a día, nos ofrece garantías para ayudaros a conseguir todo lo que necesitais.
Solo así nos vemos capaces de proponeros vuestro evento, vuestra fiesta, vuestra celebración tal como os la habéis imaginado.
Estamos a vuestro lado para convertir el ideal soñado en un éxito real.

 

Joan Roca es el grande de los tres hermanos Roca, y es el responsable de la cocina de todo el universo de El Celler de Can Roca. Sin renunciar a los orígenes de la cocina catalana tradicional aprendida en el restaurante familiar, su gastronomía es moderna y de vanguardia, basada en la investigación constanet,el uso inteligente de la ciencia y la tecnología con el fin de tratar los productos con respeto, y con el objetivo constante de conservar la esencia de sus sabores y olores.

Joan Roca


Josep Roca

Josep Roca es el vértice líquido del triángulo formado por los hermanos Roca. Es el responsable de la sala y de la bodega del restaurante, o como él mismo se autonombra, un "camarero de vinos". Para Josep, el camarero es un embajador del cocinero en la sala, un transmisor de la filosofía del restaurante. Y el vino es más que una bebida: es una larga cadena de conocimientos que integran desde la tierra y el viñedo a las manos que hacen el vino o la historia que existe detrás de cada botella.


Jordi Roca

Jordi Roca, el pequeño de los tres hermanos, es la parte dulce de El Celler de Can Roca. Jordi es el responsable de los postres y también el responsable de la parte más atrevida, más transgresora, más festiva de la cocina del restaurante. Actualmente está consolidado como una de las figuras fundamentales del universo dulce de la gastronomía mundial. Sus creaciones parten de conceptos y sensaciones que con frecuencia tienen poco a ver con la cocina dulce, para convertirlas en postres de manera sorprendente, maravillosa y hasta mágica.


Encarna Tirado

Encarna forma parte del equipo de El Celler de Can Roca desde los inicios, el año 1986. Primero en la sala del restaurante, complementando a Josep y con el carro de los postres, y a partir de 1994 gestionando la parte de banquetes y cáterings. Primero, en la Torre de Can Roca y desde 2007 en Mas Marroch. A parte de los espacios propios, también dirige los cáterings singulares en espacios externos ahora ya alrededor de todo el mundo.

"Los banquetes han ayudado El Celler de Can Roca
a estar donde está ahora"

Encarna Tirado, responsable del espacio para banquetes de El Celler.
 

Resolutiva. Ha formado parte del equipo de El Celler de Can Roca desde los inicios
y actualmente dirige uno de los planetas de su universo: el Espai Mas Marroch.
No se quita de los labios el esp´iritu familiar que ha llevado el restaurante a la cima.

...
¿Los banquetes han sido clave para mantener la cocina de El Celler?
Si, han sido una gran ayuda económica. Una cosa trae la otra. Los banquetes han ayudado
El Celler de Can Roca a estar donde está ahora. Las bodas y los caterings permiten
poder hacer las inversiones que se hacen en el restaurante, donde los menús no compensan
con frecuencia el coste de los platos físicos, creados a mano.
Los ingresos de los banquetes son un soporte.

Diversificar la marca Roca ha sido clave, entonces. ¿Es un negocio
planeado o espontáneo?

Todo ha ido surgiendo. Nunca habríamos pensado abrir una heladería como
Rocambolesc, no? Ha ido bien porque cada uno ha ido empujando hacia un lado,
cada uno tiene su espacio. Yo estoy con los banquetes; Anna, la esposa de Joan,
da classes en la Escola d'Hostaleria; y Ale, la esposa de Jordi, en Rocambolesc

Vosotros tampoco habeis dejado de estar nunca en primera linea.
Partimos del principio que la hostelería es muy sacrificada, y si la gente que viene
a trabajar puede compartir este esfuerzo, le parece menos duro si tu también estás
y lo estás sufriendo, no?
Y debe ir bien porque muchos trabajadores se van y después siempre vuelven.
Es una familia.

Y cuando se llega tan arriba, que se hace?
Mantenerse y intentar sobrellevarlo. Es dificil no equivocarte.
Todo el mundo te quiere hablar, todo el mundo te llama, todos quieren mesa...
Llega un momento que ya no puedes más. Ahora ya no tengo manos para reservar
mesas, para esto tenemos a tres personas en la recepción.

Cuando empezaste ya veías que esto sería muy grande ?
Todos hemos puesto siempre muchas ganas. Y sobretodo los padres Roca, que
confiaron en sus hijos cuando tenían poco más de veinte años para llevar un negocio,
en vez de pensar que era el capricho de unos niños pequeños.

Como empieza tu relación con Can Roca?
Empecé en El Celler un año después de que abriera, en 1987.
Yo trabajaba en Can Roca, el mismo restaurante donde acostumbrada a ir
con mi familia los domingos cuando era una niña. Hacíamos el vermut y
los típicos calamares. Como camarera, ayudaba a Josep i a Joan cuando
tenían trabajo en la sala, pero no siempre había.
Era divertido entonces, no había alboroto de gente.
Costó que viniera.

Pero el entusiasmo de Joan y Josep se contagió...
Es muy bonito porque todo el mundo en Taialà o Germans Sàbat
tiene una anécdota de El Celler.

Cuando pasas a encargarte de los caterings y banquetes?
Adquirimos La Torre, a 100 metros del primer restaurante, pensando en
trasladar El Celler. Pero tardamos más de 10 años en hacer este paso porque era un gasto
importante. Así que en 1995 decidimos hacer bodas.
Transportar aquella cocina que hacían aquellos jóvenes en Girona, un poco
más retorcida y que tenía cierto nombre, tuvo mucho eco.
Me encontré muy bien allí y también los Roca me dieron mucha libertad,
dejaron que me lo hiciera muy mío.

Supongo que tu boda fue muy diferente a las de ahora.
Completamente!
Yo simplemente di la lista de invitados, ahora es todo un formulario.
Pero siempre les digo a los novios que deben tener una cosa muy clara:
si nos vienen a buscar es por confianza.
Y deben saber que somos los primeros que queremos que su día salga perfecto.

(Extracto de la entrevista de Mariona Ferrer i Fornells a Encarna Tirado,  diari ara, 27 de mayo de 2013)

 
Foto: Josep Oliva
 

Y el resto del equipo: con ellos, todo es posible.